© Rafa Sanz

Jabalí

Sin dudarlo, esta especie aun siendo la más perseguida por todos, y todas las modalidades, sigue siendo uno de los más difíciles a la hora de hacerse con el gran soñado, nuestro navajero. Tenemos fincas para practicar esta modalidad a rececho y espera.